EL PODER TRANSFORMADOR

Neil Cole

Neil cole¡La iglesia de Jesucristo en el mundo occidental está en guerra, pero viendo las apariencias, parece estar perdiendo! Los Estados Unidos nacieron como una nación en la búsqueda de la libre experiencia de la fe en Jesucristo. Por muchos años, fuimos los adalides en el llevar el evangelio al mundo, alimentando avivamientos en el extranjero con empresas misioneras. Hoy, solamente vemos el residuo de una generación previa. Habiendo sido antes una nación misioneras, hoy somos un campo de misión con una desesperada necesidad del evangelio.
Actualmente Estados Unidos es la quinta nación menos cristiana en el mundo con 187 millones de personas que permanecen no tocadas por el evangelio.
De los adultos que asisten a cualquier iglesia típicamente protestante los domingos a la mañana, la mitad ni siquiera son cristianos. Las iglesias pierden 2.765.000 personas cada año, y entre 3.500 y 4.000 iglesias cierran sus puertas cada año; mientras que se abren 1.00-1.500. Ningún condado en todo Estados Unidos tiene un porcentaje mayor de asistentes a iglesias hoy que una década atrás.
Tom Clegg, coautor de “Desatando el potencial de tu iglesia”, pregunta, “Si esta es una nación cristiana, por qué la iglesia más grandes del mundo está en Corea del Sur, en tanto que el Templo budista más grande del mundo está en la ciudad de Boulder, (Colorado), Estados Unidos? Si esta es una nación cristiana por qué la segunda iglesia más grande del mundo está en Nigeria, (África), en tanto que el centro de entrenamiento islámico más grande del mundo está en New York”?
En algún lugar de nuestro pasado nos institucionalizamos y nuestra vida de iglesia se llenó de actividades complicándose con Paredes, Presupuestos y Programas. No es que no debíamos estar ocupados, pero de algún modo perdimos la vida de la directriz principal que un diera Jesús: “ir y hacer discípulos a todas las naciones”. Más de lo mismo no va hacer la diferencia. Necesitamos un milagro.
Hay esperanza. Aún podemos cumplir con la gran comisión en esta generación, pero necesitamos volver al poder que esparció el evangelio a través del mundo en el primer siglo. Necesitaremos ver multiplicación de discípulos ocurriendo en las iglesias. Debemos desplegar todas las tropas cargando contra las puertas del infierno.

tomado de Cultivando una vida para Dios, cap 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s