VIAJAR A PARÍS

Napoleon's_Tomb_in_l'Eglise_du_DomeDentro de la Eglise du Dome hay una inmensa cripta de forma circular que ha sido excavada en el subsuelo; debajo de un alto y magnífico domo dorado “a la hoja”, está el suntuoso sarcófago  dentro del cual, en seis sucesivos ataúdes, uno adentro del otro, reposan los restos mortales del más grande soldado de Francia, del Petit Caporal, de Napoleón Bonaparte. {Nota del Editor: dicen los franceses que el sacórfago está puesto en un subsuelo para que cuando los turistas ingleses visiten el lugar, tengan que inclinarse ante Napoleón para poder verlo}
El sarcófago, tallado en granito rosa pulido, descansa sobre una base maciza de pórfido rojo con vetas verdes. El conjunto resulta, simplemente, impresionante. Sobre el frontispicio de la cripta se leen las palabras del gran corso: “Desearía que mis cenizas descansasen a orillas del Sena, cerca de mi pueblo francés, al cual tanto he amado”.
La solemne gravedad de la cripta, de ese sarcófago, de esa inscripción, traía a mi pensamiento la vida prodigiosa de ese genio de la organización y de la guerra. De sus triunfos. De su rápida ascensión al pináculo de la humana gloria…El eco de sus arengas militares parecía resonar en el recinto. Del 26 de abril de 1796, en Italia: “¡Soldados! En catorce días habéis tomado veintiún estandartes, cincuenta y cinco cañones y varias fortalezas…” De 1798, en Egipto: “¡Soldados! ¡Desde lo alto de estas pirámides veinte siglos os contemplan!… Del 20 de abril de 1814. Destituido Napoleón por el senado, se ve obligado a abdicar en el palacio de Fontainebleau. Al despedirse de su guardia para marchar a su retiro de Elba, dice: “¡Soldados! … ¡Adiós! … Siempre os he encontrado en el camino de la gloria… Todas las potencias de Europa se han coligado contra mí… ¡Adiós, mis soldados! … ¡No me olvidéis! …”
Me parecía ver resurgir las magnificencias de su esplendorosa coronación. ¿No se escuchaba el batir de las alas de las águilas imperiales, volando muy alto por los cielos de Europa? Sin embargo, no mucho después ¡cómo se había obscurecido su estrella! … ¡Cómo había languidecido la luz de su lámpara! La isla de Elba, los Cien Días, Santa Elena…peñón inhóspito… y la vacilante llama de la lámpara de su vida, extinguiéndose silenciosa, miserablemente…
Al dejar ese lugar, que evoca las pasadas glorias del genial vencedor de tantas batallas, del emperador de los franceses, y volver la espalda a ese mausoleo tan severo; tan majestuoso e imponente, no puede uno substraerse a un sentimiento de amarga decepción, ni dejar de pensar en lo efímero y transitorio de las consecuciones de la vida del hombre, y la vanidad de las humanas grandezas. La gloria del hombre es como la flor del campo, que hoy florece y mañana se seca…
napoleon2No estaría fuera de  lugar que debajo de esa inscripción que expresa la última voluntad del vencedor de Austerlitz, de Jena, de Wagram, figuraran, además, aquellas palabras de la conocida plegaria de Moisés, el gran caudillo de los hebreos: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría” (Sal 90.12)
Bien dice el Predicador: “¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? Vanidad de vanidades…; vanidad de vanidades, todo es vanidad”. (Ec 1.3)
En esos momentos vinieron a mi memoria algunos conceptos de un gran escritor argentino, que coinciden con este mismo pensamiento. Me refiero al doctor Ricardo Rojas, ilustre catedrático y maestro de la juventud; autor de una “Historia de la Literatura Argentina”, de “El Cristo Invisible”, de sus últimas obras, que lleva el mismo título que el antiquísimo drama quichua Ollantay, dice en verso:
“De tanto afán sólo quedan
Como reliquias del tiempo,
Las cruces en los caminos;
Los nombres en el recuerdo”…
tomado de Federico Mariotti, El Supremo Renacimiento, Editorial Mundo Hispano, Buenos Aires, 1973
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s