Querido Dr. King

John Piper
martin2Estabas en lo correcto cuando profetizabas, “Si las iglesias de hoy no captan el espíritu de sacrificio de la iglesia primitiva, serán… vistas como un irrelevante club social sin significado ninguno para el siglo 20”. 
Pero hemos perdido más que el espíritu de sacrificio. Uno de tus herederos proféticos, Carl Ellis, ha dejado claro que “muchas iglesias para blancos y  negros se han convertido en “clubes sociales irrelevantes” porque han perdido el evangelio centrado en Dios, un evangelio que exalte a Cristo, saturado por la Biblia. A Dios se le ha vendido a cambio de buenos programas.
Hay momentos que hubiera deseado que dejaras más claro el evangelio. Pero estoy seguro que estarías de acuerdo que el poder que ejercías estaba enraizado en Dios.
Hoy, mientras miro la debilidad del evangelio en las iglesias tanto blancas como negras, diría que ambas necesitan un punto de vista trascendente en la soberanía, la supremacía, y la centralidad de Dios, expresada en la supremacía del evangelio de Jesucristo. Un evangelio centrado en Dios, que exalte a Cristo, y pleno de Biblia­—esta es la cuna de la armonía racial que le da gloria a Dios en el mundo.
También estabas en lo cierto en cuanto a la tontería de esperar pasivamente. La espera bíblica no es pasiva. No hace concesiones. Nada que necesite cambios lo hará sin esfuerzos. Algunos han citado, “Espera al Señor; esfuérzate y aliéntese tu corazón. Sí, espera al Señor” (Salmo 27.14). Pero este llamado a esperar en el Señor nunca quiso significar dejar de hacer lo que nos ordenó  hacer en la búsqueda de metas santas.
Esperar en el Señor significa que nuestra acción es esencial, pero la suya es decisiva. El granjero debe esperar que crezca su cosecha. Pero nadie trabaja más que un granjero.
Gracias por tus sacrificios. Ojalá llegue el día cuando los términos “iglesia blanca” e “iglesia negra” sean cosas sin sentido.
Esta carta de John Piper es publicada como parte de su capítulo en el libro Cartas a un cárcel de Birmingham: Una respuesta a las palabras y sueños del Dr. Matin Luther King, Jr. , editada por Bryan Loritts, que incluye capítulos de Piper, John Perkins, Matt Chandler, y otros.
 
Pocos saben que no solamente Martin Luther King Jr, fue asesinado en 1968, sino que su madre, Alberta Williams King, también fue asesinada mientras tocaba el órgano en la Iglesia Bautista Ebenezer en junio de 1974. (Nota del editor)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s