GENTE PELIGROSA EN NUESTRO PATIO

Darrell Dow

En las Escuelas Dominicales hace muchos años, escuchaba historias de misioneros de los viejos tiempos y mi corazón se estrujaba por la bravura y el coraje que los sostenía. Sufrían enfermedades, hambre, accidentes, y la misma muerte en manos de la que gente que pretendían alcanzar. Nos inspiraban. “A cualquier lugar con Jesús”, cantábamos, “puedo ir con seguridad”.  A no ser que ese lugar esa Walmart en mi ciudad de Estados Unidos donde vea refugiados sirios. Lo que me confunde hasta el tuétano: ¿Cuándo fue que los evangélicos norteamericanos se han convertido en gente tímida en su fe, al punto que la sugerencia de traer refugiados sirios a sus vecindarios los asusta tanto? Tener un campo misionero en el patio de atrás los aterra. Los misioneros que reverenciábamos viajaban medio mundo para alcanzar a estas mismas almas. Tal vez el verdadero punto es que estos misioneros eran héroes porque nos ahorraban el problema de tener ese mundo tan primitivo en nuestras propias narices. O, aún peor, algunas naciones no sean consideradas dignas de ser alcanzadas con el Evangelio.

 

31 estados de Estados Unidos se niegan a recibir refugiados. http://edition.cnn.com/2015/11/16/world/paris-attacks-syrian-refugees-backlash/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s