SI ME SALVAS LA VIDA…

José Nuñez Diéguez

LZ_BILLY GRAHAMMayo de 1943, en el océano Pacífico, tres hombres estaban muertos para el resto del mundo. Solamente los tiburones los estaban buscando. A 1000 kilómetros de la isla de Hawai tres pilotos de guerra luchaban  por su vida.

Uno de ellos es un atleta olímpico. Algunos piensan  que fue el primero en correr una milla en 4 minutos. Su nombre es Luis Zamperini.

Sin ser un hombre de fe comenzó a orar. No tenía a nadie más a quien recurrir.

Hijo de padres italianos nació en Nueva york el 26 de enero de 1917.

La familia se mudó a Torrance, California. Su hermano lo anotó en una carrera pedestre de 2 millas un poco para alejarlo de las calles y de sus amigotes. Cuando terminó la carrera se dio vuelta y vio que le había sacado un cuarto de milla al corredor más próximo.

Se dio la oportunidad de participar de las Olimpiadas de 1936 a realizarse en Berlín, Alemania. Ya en mayo de 1934 estableció un record en la competencia inter escuelas corriendo una milla. Su tiempo fue de 4 minutos 21 segundos. Marca que solo fue rota 18 años después.

Estando en Alemania al llegar a los estadios se podían ver los carteles: “Juden Verboten” (judíos prohibidos).

Hitler abrió los juegos. La gente lo vitoreaba y saludaban diciendo, “Wir gehören Dir”, (Te pertenecemos). Hitler estaba muy enojado con el desempeño del americano negro, Jesse Owens, quien ganó 4 medallas. Luis no compitió con Owens, sino que corrió los 5000 metros. La última vuelta la hizo en 57 segundos. Compitió contra los terribles corredores  fineses que habían ganado esa competencia por años. Zamperini fue el americano más rápido en la carrera de los 5000 metros.

Al saludar a Hitler, este lo reconoció, “Tu eres el muchacho que corrió más rápido la vuelta”.

Cuando Estados Unidos entra en guerra en 1941 allí fue Zamperini.

LZ_BOMBARDERO SUPER MANAunque odiaba volar terminó asignado al bombardero B-24. Ese tipo de bombarderos eran conocidos como los “féretros voladores”. Fue asignado al pacifico, y no a combatir en Europa.

Los accidentes eran pan de todos los días.  Zamperini cuenta que en el curso de la guerra hubo 52.651 accidentes, y 14.903 personas muertas; en los tres meses que tuvo de entrenamiento 3041 aviones fueron dañados, más de 33 aviones por día, matando a 9 hombres por día. Esos accidentes no fueron en combate, sino durante los entrenamientos.

LZ_GREEN HORNETFue asignado al B-24, un bombardero que al decir de algunos pilotos era como sentarse en el porch de tu casa y hacerla volar.

Su puesto era el de artillero en la nariz del avión, por debajo de los pilotos, un lugar harto vulnerable. No era raro que esos aviones al despegar, se estrellaran.

En el ataque de Nauru, su avión apodado “Super Man” recibió 4 agujeros  de bala de cañón, 2 andanadas de ataque antiaéreo, 500 agujeros de metralla, 150 agujeros de bala de 17.7 milímetros. En el ataque de Funafuti un piloto cometió el error de no hacer silencio de radio y fue detectado por los japoneses, quienes dieron con la base de los B-24. Esa noche murió uno de los tripulantes del Super Man. En mayo de 1943 fueron asignados al bombardero b-24 Green Hornet.

En un vuelo por el Pacifico se paró un motor. Si era difícil volar un B-24, era más difícil aterrizar en agua. Faltando 800 pies el piloto dio la orden que fueran a sus puestos y se preparan para el impacto. Se salvaron 3 de los 11 tripulantes. Pasaron 2 días y sus noches en un gomón antes que un avión de su escuadrón pasara sobre ellos sin verlos. Los días se hicieron semanas en esas aguas que albergaban al gran tiburón blanco. Uno de los soldados murió de debilidad. Zamperini no sabía orar. Recordaba alguna frase que había visto en películas.

Luego de 47 días vieron tierra, pero resultó ser la isla Kuajalein, “la isla de la ejecución” habitada por tropas japonesas. El primer día  que estuvieron allí ya estaban extrañando el agua salada y los tiburones.

Zamperini recuerda: “Cuando me quité la venda de los ojos, mi cerebro revoloteaba por lo irreal de lo que veía. Luego de 2 meses de flotar bajo los cielos abiertos del mar, me encontraba encerrado en un cubículo no más grande que una perrera”.

Se contagiaron de dengue, además de los golpes que sufrieron, y los experimentos médicos que hicieron con ellos. Luego de 43 días los trasladaron a un campo de prisioneros secreto llamado Ofuna, cerca de Tokio, Japón. Ese lugar era usado para interrogatorios especiales, sin supervisión de la Cruz Roja. Su interrogador era un ex compañero de la Universidad, de origen japonés Jimmy Sasaki, con perfecto dominio del inglés. Se lo conocía como el “Bello Harry”. Su vida diaria era comer pescado podrido en compañía de las ratas. En 1945, luego de 12 horas de tren, fue trasladado al campo de Naoetsu, al monte de la ciudad de Nagano (donde se hicieron los juegos olímpicos de invierno de 1998). Allí conoció al “Pájaro”. Al terminar la guerra Luis Zamperini se unió a su familia.

Ajustarse a la vida civil fue duro.  Algunos de sus torturadores, no todos, fueron condenados por tribunales de guerra, otros, escaparon, se escondieron y se hicieron prósperos hombres de la nueva nación aliada de Estados Unidos.

Tenía pesadillas recurrentes de sus torturadores. El 25 de mayo de 1946 se casó con una joven de mucho dinero, invirtió lo que le dieron como veterano de guerra, pero pronto lo perdió todo. Luego del nacimiento de su hija en 1949 no soportaba oírla llorar. Una noche despertó gritando y, al volver en sí, sus manos apretaban el cuello de su esposa Cynthia. Ya era tiempo de divorciarse.

En septiembre de 1949 su esposa oyó hablar de un joven llamado Billy Graham quien comenzaría unas reuniones de carpa en la ciudad.

En una de esas noches de borrachera Cynthia le contó que había recibido a Cristo en su corazón.

Luego de horas convenció a su esposo para que fuera con una condición: cuando ese joven dijera “cierren sus ojos y agachen sus cabezas”, él se iría.

Estando allí, Luis Zamperini recordó cuando estaba en el gomón a merced de los tiburones, y recordó su oración:

“Si me salvas la vida, te serviré por siempre”.

Se había salvado de las torturas, de las humillaciones, de aquellos a quienes cada noche quería matar en sueños. Cuando conoció a Cristo dejó de soñar. Perdonó a su torturador Jimmy Sasaki por pretender ser su amigo, cuando era su enemigo. Comenzó a hablar de su fe, aunque nunca impuso su pensamiento.

En su libro, “El diablo en mis talones” dice:

“Uno de los problemas más grandes hoy es que hay demasiados fundamentalistas acérrimos en el mundo. Puedes ver el odio en sus ojos cuando alguien no está de acuerdo con lo que ellos dicen. Algunos llegan a la violencia para imponer sus creencias” (p.251)

Con el tiempo fue viendo que debía regresar a Japón y perdonar a aquellos que lo torturaron. En octubre de 1950 pidió permiso al General MacArthur para visitar la prisión de Sugano. Encontró a Sasaki, y otros que reconoció por nombre, pero faltaba uno…el Pájaro. Era el número 23 de la una lista de los 40 criminales de guerra más buscados.

En 1952 Estados Unidos decretó una amnistía general y los prisioneros de guerra fueron liberados. También el Pájaro resurgió de su escondite cerca de Nagano. Y fue allí en 1998 cuando Luis Zamperini fue invitado a las Olimpíadas de Invierno a llevar la antorcha olímpica, teniendo ya 80 años. Parte de su ruta era pasar por el campamento de Naoetsu. Luis pretendió ver al ex sargento  Watanabe (el Pájaro) y decirle que le había perdonado. El empresario, ex torturador, no aceptó verle. Cuando Zamperini tenía 95 años citó una frase atribuida al escritor Mark Twain:

“El perdón es la fragancia que derrama la violeta en el talón que la pisa”.

Luego de 55 años de matrimonio Cynthia falleció en el año 2001, y él falleció a los 97 años el 2 de julio de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s