¿ORAR UNA HORA?

Por José Nuñez Diéguez 

Foto0174“Con mi telescopio puedo penetrar millones de millas en el espacio; pero cuando lo dejo a un lado, me encierro en mi habitación y me pongo de rodillas a orar fervientemente, veo mejor el cielo y me acerco más a Dios que con la asistencia de todos los telescopios e instrumentos de la tierra”. Isaac Newton (1642-1727).

A veces no podemos orar tanto, ni tomarnos mucho tiempo. Recordamos que los discípulos no pudieron orar ni una hora en aquel huerto donde Jesús agonizó en oración. Marcos 14.37 dice, “Vino luego y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿así que no habéis podido velar conmigo una hora?” Tal como suena ese verso en castellano, nos da a entender que “una hora” era una medida mínima. Nosotros no llegamos ni tan siquiera a eso. A veces solemos lamentarnos de esos discípulos poco comprometidos por no acompañar a su Maestro en oración.  

Sabemos por los escritos de los primeros siglos que en los siglos dos y tres personas como Clemente (150-215), Orígenes (185-254), Tertuliano (160-225) asumían como algo normativo la observancia de oraciones por la mañana y por la noche, tanto como las así llamadas “horas pequeñas”, la tercia, la sexta y la nona, o en nuestro idioma: las nueve de la mañana, el medio día  y las tres de la tarde respectivamente. Estas oraciones diarias eran mantenidas diariamente en forma individual o en pequeños grupos.

¿Y nosotros? ¿Oramos una hora por día? Lutero recordaba que a veces tenía mucho que hacer, entonces necesitaba más tiempo para orar.

“El que se arrodilla ante Dios sabrá estar en pie ante cualquier situación difícil”. Leonard Ravenhill

“Ama a tu prójimo como a ti mismo también implica orar por los demás como por nosotros”. Samuel Vila.
“No le digas a Dios cuán grande es tu problema, dile a tu problema cuán grande es Dios”. Autor desconocido.

“La distancia entre un problema y su solución es la distancia entre tu rodilla y el suelo”. Leonard Ravenhill.

Nuestras oraciones adolecen de superficialidad y prisa: solo cuando sentimos merodear la muerte o un problema grave oramos porque en eso nos va la vida.

¿Cómo orar una hora por día?

Divido la oración en dos tiempos de media hora.

Esa media hora la divido a su vez en 6 momentos de 5 minutos cada uno.(6×5=30)  Para que esa media hora sea exacta, uso el móvil o celular. Programo la alarma para que suene cada 5 minutos. Use el celular para justificar un uso bíblico de ese juguetito con que hacemos muchas cosas sin ninguna trascendencia espiritual.

 Los momentos son:

  1. ADORACIÓN. Hay textos bíblicos con los que Ud. puede orar leyéndolos, y concentrando la mente en la persona de Dios. Nada de pedir, ni rogar, sino agradecer lo que Dios es. Por ejemplo: Éxodo 20.1-7; Salmo 7.17; Salmo 51.16-17; Juan 4.23-24; Salmo 73.25-26; Salmo 71.8; Salmo 63.1; Salmo 68.4-5 Un texto que uso frecuentemente y resume cómo adorar es 1 Crónicas 29.10-18. Le alabamos por su Nombre, su justicia, su amor, su santidad, su fidelidad, su Palabra, su creación, su redención, sus bendiciones, etc. Se pueden orar las Escrituras, especialmente Salmos y Proverbios. Por una promesa o un mandamiento claro.
  2. EL PAIS. Presidente, ministros, policía, corrupción, economía, inseguridad, trata de personas, situación espiritual de la nación. Una ciudad o provincia en especial, etc.
  3. NUESTRA FAMILIA. Por cada uno de ellos, cercanos o lejanos. Ud. verá.
  4. IGLESIA. Ministerios, el pastor, familia del pastor, otras iglesias, misioneros, familias especificas, amigos cristianos de otras iglesias, etc.
  5. NO SALVOS. Amigos, vecinos, compañeros, familiares. Que Dios nos dé oportunidad para hablar con ellos, o que Dios ponga en sus vidas alguien que lo haga si es que viven lejos, o en otro país.
  6. MIS NECESIDADES. Confesión de pecados. Necesidades físicas, económicas, espirituales, mis proyectos, mi vida.

Esta hora puede repartirla en dos partes de media hora cada una (mañana y tarde, por ejemplo)

¿No puede orar 5 minutos por su familia? ¿Nuestras oraciones son tan superficiales y rápidas que no pueden alcanzar los 5 minutos? ¿Cuántos minutos nos la pasamos hablando de nuestros autos, nuestros hijos, quejándonos, hablando de cosméticos, de futbol, quejándonos, de personajes del día, de actores de cine, quejándonos, de películas?

Si Ud. está cerca de un ordenador hasta puede orar con música. Le paso el link: www.youtube.com/watch?v=O-Nr34u-cd4  

Hasta allí llega nuestra comodidad. No tenemos excusa para no orar durante una hora al día en nuestra Sociedad Occidental y Cristiana/Suciedad Accidental y Cretina.

“La única preocupación del diablo es mantener a los cristianos alejados de la oración. En no le teme a los estudios, obras o religión sin oración. El se ríe de nuestro trabajo, se burla de nuestra sabiduría, pero tiembla cuando oramos”. Samuel Chadwick.

Anuncios

6 comentarios en “¿ORAR UNA HORA?

  1. Es una verdadera lucha. El lunes me fui en bicicleta, ida y vuelta, desde mi casa hasta el Parque Sarmiento para participar unas horas de un pic nic con la iglesia. Mas de uno me dijo: “¡¿Cómo? Es una locura!”. Te aseguro que no me costo mucho. Pero ese mismo día, mientras peladeaba de vuelta a casa, pensaba: “¡Esto no es nada. Lo que en verdad me cuesta es orar en el Espíritu cada día!”. Esto que te relato es verdad… Muy apropiado tu comentario. ¡Cuánto me cuesta orar al menos una hora cada día! “Señor, ayúdame a ser disciplinado y a buscarte cada día en oración, dejando de lado otras muchas cosas”.

    Me gusta

  2. Gracias, por compartir un plan práctico de cómo enriquecer nuestra vida de oración. No puedo dejar de recordar que Pablo, cuando nos señala la guerra espiritual en la que estamos inmersos (ya sea que seamos conscientes de ello o no), nos insta a tomar toda la armadura de Dios, “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, (y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;
    6:19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio)…”
    Sugeriría tomar del punto 6 sólo la “confesión de pecados” para iniciar nuestro tiempo de oración, como un recordatorio de que el pecado estorba nuestras oraciones (como en el caso de 1 P. 3:7).
    Creo que si uno se acerca al Señor con un corazón sincero y hay algo en nuestro corazón que no le agrada (algún pecado específico), el Espíritu de Dios nos va a mostrar la necesidad de confesarlo y determinar apartarnos de él. Pero es importante estar consciente de que el pecado estorba nuestra oración; y más aún, si no hay un corazón arrepentido, el pecado nos va a alejar del Señor y de la oración.
    ¡A batallar en oración con corazones limpios! 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s