LA IMPORTANCIA DE LO PEQUEÑO…A 25 AÑOS

José Nuñez Diéguez

tanqueEn 1989 murió el comunismo, pero no en China. Hace 25 años atrás, en un día como hoy 5 de junio, en la capital de China, Beijing, miles de estudiantes estaban haciendo una manifestación que ya llevaba dos largos meses. Todo parecía inocentes demandas estudiantiles como exigir mejor comida en las cafeterías estudiantiles, más presupuesto para las facultades, pero pronto esa nube de estudiantes se vio apoyada por médicos, soldados, periodistas, con carteles escritos en chino e inglés. Uno de cada cuatro habitantes de Beijing llegó hasta la plaza de Tianamen, la plaza pública más grande del mundo, a orillas de la Avenida de la Paz Eterna.

El 18 de mayo el líder Li Peng, segundo al mando del gobierno comunista chino aceptó dialogar por la TV pública con estudiantes, algunos de los cuales estaban en piyamas, conectados a suero, porque estaban en huelga de hambre. En ese intercambio, el líder chino trató a los estudiantes con desprecio, pero uno de ellos se atrevió a interrumpir a Li Peng y señalándole con el dedo le dijo que ellos eran ciudadanos y no niños. Esto estaba sucediendo en un país que hasta no hace mucho prohibía que la gente mirara a los ojos al emperador. El día siguiente se ordenó el toque de queda y la represión en la plaza. El comunismo estaba sufriendo la indignidad de ser desafiados por gente normal, carente de todo poder organizado.

En esta Avenida de la Paz Eterna vemos a un hombre ese día del 5 de junio de 1989, totalmente desconocido hasta hoy, viniendo de la compra, pararse enfrente a una agrupación de tanques que se vieron obligados a apagar sus motores. Todo un símbolo. El poder de lo pequeño.

En la Palabra de Dios hay una lista de cosas pequeñas, cosas insignificantes, pero que por medio de ellos Dios hizo cosas maravillosas:

  • Una vara que partió el Mar Rojo (Éxodo 14.13-16)
  • Una piedra que mató a un gigante (1 Samuel 17.49-50)
  • Una quijada de burro que mató a mil. (Jueces 15.12-16)
  • Cinco panes y dos peces alimentaron a 5 mil (Juan 6.5-12)

Muchos de nosotros en nuestra vida tenemos esa misma actitud. Menospreciamos el día de las pequeñeces, menospreciamos los pequeños comienzos, nos desanimamos con lo poco que tenemos, o los pequeños resultados, y nuestro corazón se llena de tristeza y desánimo. Zacarías 4.9-10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s