SIERVOS Y SEÑORES

José Nuñez Diéguez

Este video muy difundido es una leyenda urbana. Como hijo de gallegos me hace mucha gracia los morros (caradura diríamos en América latina) del general de navío, y el desparpajo típicamente gallego del encargado del faro.

Creo que las flotas modernas de guerra ya no tienen más acorazados. Pero más allá de eso ilustra varias cosas para el cristiano.

En el concierto de las naciones muchos países se adjudican un poder que los hace arrogantes frente a otros. Esa arrogancia les hace pensar que siempre tienen la razón y que no tienen nada que aprender de los otros países más pobres.

Esa instancia de poder también se ve en las iglesias.

Muchos pastores maltratan a quienes no se alinean detrás de sus proyectos.

Cuando Jesús está hablando de enseñorearse de la gente les dice a los discípulos “Mas entre vosotros no será así, sino que el quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor (Mateo 20.26). Mi Biblia tiene allí una referencia que guía al lector a 1 Pedro 5.3, “No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplo de la grey”.

Terminamos con una anécdota del misionero Ken Fleming (hermano del misionero muerto en Ecuador en 1956 a manos de los indios aucas, Peter Fleming). Ken era misionero en Sudáfrica y en su libro “El se humilló a sí mismo” relata que cuando se queda a cargo de un grupo de iglesias ya formadas entre varias tribus. El grupo de ancianos, todos hermanos africanos, tienen una reunión que este hermano misionero pretendía liderar, porque él se creía con la autoridad delegada por otro misionero profesional para atender estos menesteres.  Pero los hermanos africanos, muy humildes y menos preparados que él, le hicieron entender que era la iglesia y no “el misionero” quien debía hacerse cargo de la situación.

El hermano que me llevó a Cristo, el Dr. Wilbur Sanford, hablando en un seminario allá por noviembre de 1976,  exhortó a futuros jóvenes misioneros que quisieran venir al campo misionero, recordándoles que no debían venir al campo misionero con sus Biblias forradas en la bandera de Estados Unidos, porque los primeros misioneros fueron judíos y no americanos. Los instaba a venir al campo misionero para aprender en 6 meses lo que Moisés aprendió en 40 años en el desierto. Que hacían falta siervos, y no líderes.

 “Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si quieren probar el carácter de un hombre, denle poder”. Abraham Lincoln 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s