EL PADRE DEL EDIFICIO

LA EXPERIENCIA OFRECE PRUEBAS DOLOROSAS DE QUE LAS TRADICIONES ALGUNA VEZ CREADAS
PRIMERO SON CONSIDERADAS ÚTILES, LUEGO SE VUELVEN NECESARIAS.
FINALMENTE, CON DEMASIADA FRECUENCIA SE CONVIERTEN EN ÍDOLOS, Y TODOS DEBEN DE 
DE INCLINARSE ANTE ELLAS PARA NO SER CASTIGADOS.

-J.C. Ryle

José Nuñez Diéguez

Todavía muchos no se dan cuenta hasta qué grado Constantino le hizo mal a la iglesia cristiana. La historia siempre es la mejor aliada de la Biblia. Un día como hoy 11 de mayo, 1684 años atrás,  el emperador Conconstantinostantino consagraba a Constantinopla como capital de su reino (actual Turquía). Su caída en el año 1453 daría comienzo a la Edad Moderna.

Constantino domesticó al cristianismo, y con la pretensión de ayudarlo y darle auge, estaba matando a las iglesias. A partir de esta época las pequeñas iglesias caseras iban a ser barridas y todos los cristianos y muchos que no lo eran se iban a reunir en grandes edificios controlados por obispos poderosos. El sacerdocio del creyente iba a morir poco a poco. Ahora hablaría uno desde un frons pulpitum más elevado que los escuchas (tomado del teatro romano, no de la Biblia como creen algunos). La arquitectura de estos edificios estaba simbolizando algo que se pasa por alto hoy en día: Ya Cristo no estaba en el medio de su pueblo. Ahora hablaría Cristo a través de uno solo, desde el frente, controlando la asamblea, y desde un lugar más elevado.

Lo que sigue es un extracto del libro de Frank Viola, “Paganismo en tu cristianismo, Explora las raíces de las prácticas cristianas”, editado en Estados Unidos. Es un libro muy bien documentado. Los que lo critican lo hacen sin documentos respaldatorios en lo que hace a la evolución de las prácticas litúrgicas y bíblicas en los últimos dos mil años.  

” En tanto que al emperador Constantino (alrededor de 285-337) se lo ha alabado con frecuencia por asegurarlos a los cristianos la libertad de culto y por ampliar sus privilegios, su historia viene a ocupar una página oscura dentro de la historia del cristianismo. Los edificios de la iglesia comenzaron con él[1]. El relato resulta sorprendente.

En el tiempo en que Constantino hizo su aparición en escena, la atmósfera que rodeaba a los cristianos estaba madura en cuanto a escapar de un estatus minoritario y despreciable. La tentación de sentirse aceptado era demasiado grande como para resistirse a ella, y la influencia de Constantino comenzó formalmente.

En el año 312 d.C., Constantino se convirtió en el césar del Imperio Occidental[2]. En el año 324 llegó a ser emperador de todo el Imperio Romano. Poco después comenzó a ordenar la construcción de edificios para la iglesia. Lo hizo así para promover la popularidad y aceptación del cristianismo. Si los cristianos tenían sus propios edificios sagrados, como los judíos y los paganos, su fe sería considerada legítima.

Es importante comprender la mentalidad de Constantino, porque explica la razón por la cual se mostró tan entusiasta en cuanto al establecimiento de edificios de la Iglesia. El pensamiento de Constantino estaba dominado por la superstición y la magia pagana. Aún después de convertirse en emperador, permitió que las viejas instituciones paganas permanecieran tal como habían sido[3].

Luego de su conversión al cristianismo, Constantino nunca abandonó el culto al sol. Mantuvo el sol en sus monedas, y levantó una estatua del Dios sol, que llevaba su propia imagen, en el Foro de Constantinopla (su nueva capital). Constantino también construyó una estatua de Cibeles, la madre diosa (aunque la presentó en una postura de oración cristiana)[4]. Los historiadores aún debaten si es que Constantino fue o no fue un cristiano genuino. El hecho de que se informara que hizo ejecutar a su hijo mayor, a su sobrino y a su cuñado le resta fuerza al caso de su conversión[5]. Pero no vamos a investigar esta veta con demasiada profundidad aquí.

En el año 321 Constantino decretó que el domingo sería un día de descanso, un feriado legal[6]. Parece que la intención de Constantino al hacerlo fue para honrar al dios Mitra, el Sol invicto[7]. (El describió al domingo como “el día del sol”, que en inglés es, Sun-day  se refleja). Otra demostración de la afinidad de Constantino con la adoración al sol es que excavaciones realizadas en San Pedro, Roma, pusieron al descubierto un mosaico de Cristo como el Sol Invicto[8].

Casi hasta el día de su muerte, Constantino “todavía funcionaba como el gran sacerdote del paganismo[9]. De hecho, retuvo el título pagano de Pontifex Maximus, ¡lo que significa que era el principal de los sacerdotes paganos![10] (En el siglo quince, este mismo título se convirtió en el título honorífico del papa del Catolicismo Romano[11].

Cuando Constantino hizo la dedicación de Constantinopla como su nueva capital, el 11 de mayo de 330, la adornó con tesoros tomados de templos paganos[12].  Y utilizó fórmulas mágicas paganas para proteger las cosechas y sanar enfermedades[13].

Más aún, toda la evidencia histórica indica que Constantino era un ególatra. Cuando construyó la Iglesia de los Apóstoles en Constantinopla, incluyó monumentos de los doce apóstoles. Los doce monumentos rodean a una sola tumba, que fue ubicada en el centro. Esa tumba estaba reservada para el propio Constantino, convirtiéndolo en el décimo tercer apóstol, y el principal de ellos. Por lo tanto Constantino no solo continuó con la práctica pagana de honrar a los muertos, sino que buscó estar incluido entre los muertos significativos.

Constantino también tomó de los paganos la noción de que los objetos y lugares podían ser sacros. Ya en el siglo cuarto, la obsesión por las reliquias era tan grande que algunos líderes cristianos hablaron en contra de ellas, llamando a esa costumbre “una observancia pagana introducida en las iglesias bajo el manto de la religión…una obra de idólatras.”[14] “

Notas.

[1] Ilion T. Jones, A Historical Approach to Evangelical Worship (Un enfoque histórico de la adoración evangélica), Abindgon Press, Nueva York, 1954, p.103; Schaff, History of the Christian Church, 3:542. Las palabras de Schaff resultan reveladoras: “Luego de que el cristianismo fue reconocido por el estado y se le confirió el derecho a poseer propiedades, construyó casas de adoración en todas partes del Imperio Romano. Probablemente haya habido más edificios de este tipo en el siglo cuarto que en cualquier otro período, quizá con excepción de los Estados Unidos en el siglo diecinueve”. Norrington señala que a medida que los obispos de los siglos cuarto y quinto crecieron en riquezas, las canalizaron hacia un elaborado programa de construcción de iglesias (To Preach o Not, p.29). Ferguson escribe: “Antes de la era constantiniana no encontramos edificios especialmente construidos con ese fin: en un comienzo, fueron simples salones, y luego basílicas al estilo constantiniano”. Antes de Constantino, todas las estructuras utilizadas para los encuentros de la iglesia eran “casa o edificios comerciales modificados para el uso de la iglesia” (Early Christians Speak, p.74) 

[2] En ese año Constantino venció al emperador occidental Majencio en la batalla del puente Milvio. Constantino declaró que en la víspera de la batalla él vio la señal de la cruz en los cielos y se convirtió a Cristo (Connolly, Indestructible Book, pp.39-40).

[3] Esto incluía los templos, las dependencias sacerdotales, el colegio de pontífices, las vírgenes vestales, y el título de Pontifex Maximus (reservado para él mismo). Ver la obra de Louis Duchesne, Early History of the Christian Church (Historia temprana de la iglesia Cristiana), John Murray, Londres 1912, pp.49-50; el libro de M.A.Smith From Christ to Constantine (De Cristo a Constantino), InterVarsity, Downers Grove, Il.

[4] Paul Johnson, A History of Christianity, Simon & Schuster, Nueva York, 1976, p.68

[5] A él también se lo acusa de la muerte de su segunda esposa, aunque algunos historiadores creen que eso es un rumor falso. Taylor, Christians and Holy Places, p.297; Schaff, History of the Christian Church, 3:16-17; Ramsay MacMullen, Christianizing the Roman Empire: AD 100-400 (Cristianizar el Imperio Romano: 100-400 d.C.), Yale University Press, Londres, 1984, pp.44-58

[6] Kim Tan, Lost Heritage: The Heroic Story of Radical Christianity (Patrimonio perdido: la historia heroica del cristianismo radical), Highland Books, Godalming, UK, 1996, p.84.

[7] Constantino parece haber pensado que el Sol Invicto (un dios pagano) y Cristo eran compatibles de alguna manera. Justo L. González, The Story of Christianiaty (La historia del cristianismo), Prince Press, Peabody, MA 1999, 1:122-123.

[8] Hinso, Worshiping Like Pagans?” (¿Adorar como paganos?), p.20; Jungmann, Early Liturgy (Liturgia primitive), p.136

[9] González, Story of Christianity, p.123.

[10] Fox Pagans and Christians, p.665; Durant, Caesar and Christ, pp.63, 656.

[11] Cross y Livingstone, Oxford Dictionary of the Christian Church,¸p.1307

[12] Robert M. Grant, Early Christianity and Society (Cristianismo primitivo y sociedad), Harper & Row Publishers, San Francisco, 1977, p.155

[13] Johnson, History of Christianity, p.69; Duchesne, Early History of the Christian Church, p.69. Dentro de la Iglesia de Oriente, Constantino en verdad es denominado el décimo tercer apóstol y venerado como un santo (Cross y Livingstone, Oxford Dictionary of the Christian Church, p.405; Taylor, Christian Holy Places, pp.303, 316; Snyder, Ante Pacem, p.93)

[14] Johnson, History of Christianity, p.106. Esta es una cita de Vigilancio. 

Anuncios

2 comentarios en “EL PADRE DEL EDIFICIO

  1. Excelente Post!!, algo había leído en comics del ex Jesuita Alberto Rivera (Chick Publications),si no los has leído te los recomiendo! Pero en este post está expuesto con mucha claridad! Gracias! Me encanta la frase del comienzo.

    Me gusta

    1. El tema de Chick, tengo sentimientos encontrados. Era muy fanático de su literatura en la década del 70 (estoy delatando mi edad). La frase del obispo Ryle es muy buena, como muchas que ha dicho!!! Gracias por escribir!!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s