LA INFLACIÓN ES CONFIANZA

billetesCon motivo de presentar un informe al Banco Central de la República Argentina, el banco en el que me desempeño realizó un relevamiento histórico de la  inflación que venimos sufriendo en nuestro país. Me permití tomar algunos párrafos, y luego hacer una pequeña reflexión espiritual.

Si no viven en Argentina, esto tal vez resulte incomprensible. Allá por 1970, para comprar 1 dólar se necesitaba 379 pesos moneda nacional. Entonces, al presidente Onganía se, le ocurrió que había que cambiar de moneda. No era ilógico, la inflación de 100 años había tergiversado los valores y tantos ceros resultaban imprácticos. La solución fue inventar el Peso Ley 18188, ahora, podría comprase 1 dólar con 3.8 pesos nuevos. Como no podía ser de otra manera, el cambio fue traumático, sobre todo porque la equivalencia era aritméticamente compleja 1 Peso Ley equivalía a 100 pesos “viejos”. Los chicos, que recién dábamos nuestros primeros pasos en el mundo del mercado nos acostumbramos enseguida pero los mayores, jamás pudieron hacerlo, tal es así que, durante años, los precios se ” decían” de ambas formas. Era muy común que alguien preguntara ¿cuántos pesos viejos cuesta?

En 1983, se necesitaban 1.900 Pesos Ley (o 19.000.000 pesos viejos) para comprar 1 dólar. Otro general, Bignone, se ve obligado a efectuar un nuevo ajuste, reemplaza los Pesos Ley por el Peso Argentino y re-acomoda el tema de los ceros, les quita cuatro que, sumados a los dos anteriores hacen seis, el millón, la gente respiró aliviada y tiraron las calculadoras a la basura. Entonces, pudimos comprar 1 dólar por sólo 19 Pesos Argentinos.

Apenas un par de años después, en 1985, se necesitaban 801 Pesos Argentinos para comprar 1 dólar. El presidente Alfonsín decide que es necesario un nuevo cambio y surge el Austral que elimina tres ceros más. Increíble, ahora, con 1 Austral nos sobraba para comprar 0,8011 dólares.

El final se acerca, en 1992, se necesitaban 10.000 Australes para comprar 1 dólar y el presidente Menem, hiperinflación mediante, vuelve a sacar ceros y cambia la moneda. Cada Peso (así a secas) equivaldría a 10.000 Australes. Cuenta fácil, 1 Peso = 1 dólar.

Resumiendo un poco la historia, en el año 1930, después de la gran depresión, con 3,50 Pesos Moneda Nacional se podía comprar 1 dólar , hoy, se deben tener 3,80 pesos para comprar 1 dólar

Relaciones entre las monedas Peso Moneda Nacional 1881 Peso Ley 1970 = 100 m$n Peso argentino 1983 = 10.000 Pesos Ley Austral 1985 = 1.000 Pesos Argentinos Peso 1992 = 10.000 Australes Una cuenta simple me lleva a esta conclusión: 1 peso ($) hoy equivale a 10.000.000.000.000 de pesos moneda nacional (m$n) nada menos que un 1 seguido de 13 ceros . Voy a redondear un poco pero, si estuviera vigente el Peso Moneda Nacional (m$n) necesitaríamos unos 35.000.000.000.000 o lo que es lo mismo unos 35 millones de millones o sea unos 35 billones de billetes de un peso para comprar un dólar. Supongamos que hacemos fajos de 100 billetes de 1 m$n, cada fajo tendría un valor de 100 , así que necesitaríamos unos 350.000.000.000 de fajos. Si cada fajo tiene más o menos 1 centímetro, puesto uno arriba de otro tendrían 3.500.000 kilómetros de altura. La Luna sólo está a 384.400 km, podemos ir y volver unas 10 veces. Aunque los billetes de aquella época eran más grandes que los actuales voy a usar la medida actual que es de unos 15,5 cm x 6,5 cm, esto significa que un billete tiene 0.010075 m2 y 100 billetes extendidos ocuparían 1,0075 m2, digamos 1 m2 para no entrar en detalles. Si extendemos todos los fajos, ocuparían 300.000.000.000 de metros cuadrados o lo que es lo mismo, 300.000 kilómetros cuadrados. Esto es, aproximadamente la superficie de Italia o de Filipinas o de Ecuador, el 60% de España, o el Reino Unido e Irlanda juntos. Según el Banco Central de la República Argentina, cada billete tiene un peso de 83 gr/m2, los fajos necesarios para comprar un dólar pesarían 24.900.000 toneladas, esto significa que necesitaríamos 830.000 camiones para poder llevarlos. Desde el ’70 hasta ahora han pasado 37 años y unos días, en Argentina perdimos 13 ceros y un sinfín de otros números más o menos relevantes.

Groucho Marx decía: “Hay muchas cosas en la vida más importantes que el dinero. ¡Pero cuestan tanto!”

Reflexión:

  • §    Nos hace pensar en que los bienes de este mundo pierden su valor rápidamente. Como dice el apóstol Pedro (1 Pedro 1.4) que nos está reservada una herencia incorruptible (que no se acaba), incontaminada (que no se mancha con ningún pecado) e inmarcesible (que no se echa a perder con el tiempo)

  • §    El estado inflacionario en un país demuestra la falta absoluta de confianza. En la vida espiritual nacemos por la fe, pero vivimos por la fe también. Decir al oro: Mi confianza eres tú (Job 31.24) es una locura también de nuestros tiempos.

  • §    Otros textos: Salmo 49.17, Salmo 52.7, Salmo 62.10, Lucas 12.15, Colosenses 3.5

  • §    “Hay dos maneras en que un cristiano vea su dinero: ¿Cuánto de mi dinero usaré para Dios? Y ¿Cuánto del dinero de Dios usaré para mi?”. W. Graham Scroggie.

  • “Cuando tengo dinero trato de deshacerme de él rápidamente antes de que éste encuentre un camino a mi corazón”. John Wesley.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s