¿A QUE SE PARECE UNA IGLESIA DEL NUEVO TESTAMENTO?

BLACKphotoDavid Alan Black

Recientemente un estudiante me visitó haciéndome una pregunta. “¿Qué áreas de la forma de gobierno de una iglesia sería un buen tópico para hacer una tesis doctoral?” Por un momento  no supe qué decirle; había muchos pensamientos dando vueltas en mi mente. El movimiento de restauración de la iglesia no es ni una organización social ni un movimiento intelectual. Por un momento me desesperé por darle una lista exhaustiva de lo que yo creía debe parecerse una iglesia del Nuevo Testamento. La noción de real sacerdocio capta bien mi perspectiva global en cuanto a la composición de una iglesia neo testamentaria. Frecuentemente he argumentado en mi página web y en recientes artículos. Sin embargo, hay varios cabos en esta perspectiva que deben resolverse, al menos en forma tentativa. La siguiente lista es, tal vez, un buen lugar para comenzar.

¿Qué podemos aprender sobre un ministerio del nuevo pacto? ¿Qué convicciones extraemos de la evidencia del Nuevo Testamento? Ofrezco lo siguiente como un humilde aporte y para desempolvar el debate.

  • Estoy convencido que las iglesias caseras y no tanto las iglesias tradicionales eran la norma en el Nuevo Testamento.
  • Estoy convencido de que era normal que el liderazgo de la iglesia trabajara secularmente.
  • Estoy convencido que la iglesia existe en parte para equipar a sus miembros para el ministerio.
  • Estoy convencido que el liderazgo de la iglesia debe ser compartido para la salud de la iglesia.
  • Estoy convencido que las estructuras verticales de liderazgo son incuestionablemente más eficientes—eficientemente hacen todo menos equipar, que es la primera tarea del liderazgo.
  • Estoy convencido que el proceso de elegir nuevos ancianos se hace mejor sobre la base de reconocer a quien ya está sirviendo como anciano en la iglesia.
  • Estoy convencido que cualquier iglesia local que tome seriamente a Jesús como pastor principal no permitirá que un hombre se convierta en cabeza titular de la iglesia.  
  • Estoy convencido que las calificaciones esenciales para el ministerio en la iglesia tienen poco que ver con la educación formal y todo que ver con la madurez espiritual.
  • Estoy convencido que la iglesia es una familia multigeneracional, por lo tanto una de las cosas que una iglesia sea una iglesia es la presencia de niños, padres y otros adultos.
  • Estoy convencido de que debido a que toda iglesia local tiene todos los dones que necesita para estar completa en Cristo, los creyentes deben ser expuestos  a la completa expresión de esos carismas (dones-gracias) cuando se reúnen, en contraste a los ministerios especializados que se centran sobre la singularidad de algunas personas con dones.
  • Estoy convencido que la iglesia local es el lugar para crecer en madurez en Cristo, y que ninguna agencia de preparación es necesaria.
  • Estoy convencido que la iglesia local debe ser la mejor escuela bíblica.
  • Estoy convencido que las cartas de Pablo no se escribieron para ser estudiadas en colegios teológicos por los ordenados, sino que se escribieron para ser leídas y estudiadas en el seno ruidoso de la vida de la iglesia.
  • Estoy convencido que la iglesia es una teocracia directamente sometida a la Cabeza (Jesucristo), y que la voluntad de la Cabeza no está mediatizada por distintos niveles de gobierno eclesial, sino que baja a todos los hermanos.
  • Estoy convencido que la meta del liderazgo no es lograr gente más dependiente de ese liderazgo, sino dependiente de la Cabeza.
  • Estoy convencido que debido a que los creyentes son “coyunturas” en el cuerpo, el ministerio es obra de cada creyente.
  • Estoy convencido que los pastores – maestros como preciosos dones de Cristo a la iglesia, deben guiar al rebaño de Dios a través del cuidado personal y de la instrucción bíblica, equipando al pueblo de Dios para trabajar a favor de la iglesia y del mundo.
  • Estoy convencido que el rol del pastor – maestro es un ministerio fijo en la congregación local.
  • Estoy convencido que los líderes deben comunicar que cada parte del cuerpo está entrelazada a otras partes indispensables: cada miembro debe ser apreciado, cada carisma debe ser atesorado.
  • Estoy convencido que toda la iglesia, la comunidad de todos los santos, es el clero designado por Dios para el ministerio.

En conclusión, la premisa fundamental sobre la cual opero es que cada creyente en la iglesia necesita ser equipado para su propio ministerio, tanto en la iglesia como en el mundo. Si la iglesia se debe transformar en lo que Dios intenta que sea, debe ser un ministerio de todos los que han puesto su fe en Cristo. Todo el pueblo de Dios debe ser transformado en un pueblo ministrador. Nada menos que eso restaurará la iglesia dentro del reino de Dios.

Junio 1, 2011

David Alan Black es profesor de Nuevo Testamento y Griego en el Southeastern Baptist Theological Seminary en Estados Unidos, escritor de varios libros sobre el idioma griego y editor de http://www.daveblackonline.com 

Anuncios

3 comentarios en “¿A QUE SE PARECE UNA IGLESIA DEL NUEVO TESTAMENTO?

  1. Excelente artículo!! Me encantaron todos los puntos, los discípulos estamos llamados a “ser” la Iglesia y no solamente ir o pertenecer a. Los miembros de un cuerpo, similitud perfecta de armonía con diferentes funciones y pluralidad de edades también (lo vemos en todo el libro de los Hechos…) Un saludo!.

    Me gusta

    1. Gracias hermana. He estado escuchando las prédicas expositivas del pastor sobre Hechos. Excelente. Ya se lo he dicho…Gracias por escribir. Bendiciones!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s