EXPANSIÓN ESPONTÁNEA DE LA IGLESIA

Roland-Allen

ADVERTENCIA. Este extracto del libro de Allen puede destruir su ministerio ante los ojos del mundo, porque las ideas bíblicas de este hermano no fueron bien recibidas, y quedó sólo frente a las agencias misioneras. Ud. se dará cuenta en seguida por qué. En muchos lugares todavía las iglesias (1) no se auto gobiernan, (2) no se auto sostienen ni se (3) auto propagan sin la ayuda del Norte. Este preciosos libro estaba en la biblioteca de un hombre que buscó afanosamente cumplir estas tres metas, el Dr. Wilbur Lloyd Sanford, mi segundo padre.

por Roland Allen, (1868-1947)

Tal vez debiera decir algo sobre el plan de este libro. Empiezo tratando de presentar la naturaleza de la fuerza que determina la expansión espontanea y los peligros de tratar de controlarla. Luego señalo algunos vacilantes intentos en nuestros días de reconocerla y darle su lugar. Después muestro las dificultades que nos impiden darle el lugar que le corresponde, los terribles temores que nos acosan, temores por nuestra doctrina, nuestras normas morales, nuestras ideas de la cristiandad civilizada, nuestra organización. Al hacer esto, sostengo que tales temores, aunque son reales y naturales, son equivocados, que las normas que tanto apreciamos no son nuestro Evangelio, y que el intento de mantenerlas mediante nuestro control es un método falso.  La expansión espontánea debe ser libre: no puede estar bajo control, y por consiguiente es totalmente vano decir, como oigo decir constantemente, que deseamos ver una expansión espontánea, y sin embargo, debemos mantener nuestro control. Si queremos ver una expansión espontánea debemos establecer iglesias nativas libres de nuestro control. Yo les pediría a mis lectores que tuvieran siempre presente esta verdad fundamental y recordaran que cuando hablo de iglesias no estoy pensando en iglesias pseudo nacionales, nacionales sólo de nombre, sino en iglesias locales, como las fundadas por San Pablo, iglesias plenamente establecidas, con sus propios ministros. Si mis lectores no tienen esto presente, temo que interpreten en forma totalmente equivocada aquellos capítulos que tratan de doctrinas y prácticas y organización, leyéndolos como si estuviera ocupándome de esas cuestiones en sí, cuando sólo tienen lugar en mi argumentación en relación con la expansión espontánea de la iglesia. Finalmente, intento sugerir una manera de salir de nuestra situación actual. Así fue como:

“Setenta años después de la fundación de la primera iglesia cristiana gentil en Antioquia de Siria, Plinio escribía en los términos más fuertes acerca de la difusión del cristianismo por toda la remota Bitinia, una difusión que, en su concepto, ya amenazaba la estabilidad de otros cultos en toda la provincia. Otros setenta años después, la controversia pascual revela la existencia de una federación de iglesias cristianas que se extendía desde Lyón (Francia) hasta Edesa (Armenia), con su sede central establecida en Roma. Nuevamente, setenta años después, el emperador Decio declaraba que prefería tener como rival en Roma otro emperador antes que un obispo cristiano. Y antes que hubieran transcurrido otros setenta años la cruz fue cosida sobre los estandartes romanos”. Harnack, Misión y Expansión ii, 486

Esto es, pues, lo que quiero decir con la expansión espontánea. Aquella expansión que sigue a la actividad no organizada ni forzada de los miembros de la iglesia que individualmente explican a otros el Evangelio que han hallado para sí mismos; la expansión que sigue a la irresistible atracción que la iglesia cristiana tiene para las personas que ven su vida ordenada, y son atraídas a ella por el deseo de descubrir el secreto de una vida que ellos instintivamente desean compartir, y también la expansión de la iglesia por el agregado de nuevas iglesias.

No sé que les parecerá a otros, pero para mí esta expansión espontánea, no dirigida ni organizada, tiene un encanto que supera en mucho al de nuestras misiones modernas tan organizadas. Me encanta pensar que un cristiano al viajar por negocios, o huir de la persecución podría predicar a Cristo, y como resultado de su predicación podría surgir una iglesia, sin que su labor fuera anunciada por las calles de Antioquia o Alejandría como encabezamiento de un pedido a los cristianos para que donaran fondos para establecer una escuela, o como texto de una exhortación a la iglesia de su ciudad natal para que enviara una misión, sin la cual los nuevos conversos, privados de dirección, inevitablemente debían alejarse de la fe.  Sospecho, que sin embargo, que no estoy solo en esta extraña preferencia, y que muchos otros que leen sus Biblias y hallan allí con alivio un bienvenido escape de nuestros pedidos materiales de fondos y de nuestros métodos de mover cielo y tierra para hacer un prosélito. (página 9-10). La primera edición del libro fue en 1927. LINK AL LIBRO

Anuncios

4 comentarios en “EXPANSIÓN ESPONTÁNEA DE LA IGLESIA

  1. Bueno, muy bueno. Gracias, hermano, por tus envío. Los leo y guardo. No siempre comparto mi opinión (mas que nada por falta de tiempo), pero son de mucha bendición para mí que intento ser un simple creyente que busca hacer las cosas conforme a las Escrituras. Aunque Dios por su gracia a veces me usa (a Él sea la gloria de todo lo poco que puedo hacer), tengo el peso de no testificar de mi fe y discipular todo lo que debiera.

    Me gusta

    1. No, Mario, la bendición es mía al poder compartir. Realmente quizá te puedas sentir más libre para poder ministrar a otros. Al menos yo me siento más libre para poder hacerlo. Estás haciendo mucho al visitar las cárceles. Gracias por ser mi amigo y estar ahí.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s