LA IDENTIDAD DE LOS BAUTISTAS

ImageGuy Muse creció en Ecuador como hijo de misioneros norteamericanos. Durante 28 años él y su esposa Linda sirvieron como misioneros bautistas con la IMB. Su visión es ver a cada creyente haciendo discípulos, cada hogar como una iglesia potencial, y cada iglesia como un centro de entrenamiento y casa de oración.

por Guy Muse 

En Ecuador, ¿Qué hace que un bautista sea un bautista? ¿Son nuestras tradiciones y prácticas traídas por los primeros misioneros bautista que llegaron aquí en 1950? ¿Nuestros programas y literatura? ¿Nuestra comprensión contextualizada de los mandatos escriturarios y la doctrina? Exactamente, ¿Qué es los que determina si uno es un verdadero bautista ecuatoriano, o si se identifica con otro grupo de creyentes evangélicos?

He observado con interés en las últimas semanas un resurgimiento en mis hermanos ecuatorianos de expresar la necesidad de identificar lo que creemos los bautistas.  En el mundo evangélico el cual está fragmentado, muchos quieren definir posiciones sobre un número de temas contemporáneos, que incluyen: la política de la iglesia sobre el matrimonio homosexual, el involucramiento de la iglesia en ministerios sociales, los cristianos en la política, la educación, el rol de Estado dentro de las convicciones cristianas, los distintivos bautistas, el rol de la mujer en el ministerio, etc.

Uno de los primero intentos de definir quiénes eran los bautistas es la Confesión Bautista de Londres 1644/1646. Debido a que la confesión es extensa, he tomado algunos artículos que llamaron mi atención. Al leer este documento muchas de las convicciones originales reflejan las mías. Luego de cada artículo está mi propio comentario in itálica. Algunas de mis observaciones son particulares a nuestro propio en contexto en Ecuador y no necesariamente en otras partes del mundo.   

XXXVI.
A cada iglesia Cristo da poder para su bienestar, para escoger para sí personas para los oficios de Pastor, Maestro, Anciano y diácono, los cuales son los oficios designados por Cristo en su Palabra para la alimentación, gobernación y edificación de su Iglesia y no hay ningún otro oficio con autoridad.  Hechos 1.23, 26; 6.3, 15; 22.25; Rom 12.7,8; 1 Tim 3.2, 6, 7; 1 Cor 12.8, 28; Heb 13. 7, 17; 1 Pe 5.1-3; 4.15

“…escoger entre ellos” parece que fue el modelo de aquellos primeros bautistas que nos precedieron. La práctica moderna de importar profesionales entrenados de fuera de la congregación suena a extraño a este artículo. Así también la idea de “ancianos y diáconos” plurales y de entre la iglesia lo cual es un contraste con el modelo del “Pastor Principal” que impera hoy.

XXXVII.
QUE los ministros antes mencionados llamados por la iglesia donde administran deben continuar en su llamamiento, según la ordenanza de Dios y con diligencia alimentar el rebaño de Cristo que les es encomendado, no por lucro, sino libremente. Heb 5.4 Heb.5:4; Juan 10:3,4; Hch  20:28,29; Rom.12:7,8; Heb.13:7.17; 1 Pe.5: 1.2,3.

“…deben continuar en su llamado y lugar…” significa para mi que si ellos son maestros de escuela, deben continuar en esa profesión y no abandonar eso por el ministerio. Nuestra idea moderna de tener ministros profesionales a tiempo completo parece fuera de sintonía con aquella confesión temprana de prácticas y creencias bautistas. 

XXXIX.
BAUTISMO es la ordenanza del Nuevo Testamento, dada por Cristo para ser dispensada sobre las personas que profesan la fe, o que son hechos discípulos; quienes sobre su profesión de fe, deben ser bautizados, y luego participar de la Cena del Señor. Mat.28:18,19; Juan 4:1; Marcos 16:15,16; Hch 2:37.38, 8:36,37,etc.

“…para ser dispensada sobre las personas que profesan la fe…” es el único prerrequisito para bautizarse. En muchos contextos bautistas, especialmente en Ecuador, otros prerrequisitos se agregan a “profesar la fe”—usualmente en la insistencia de que las personas que requieren el bautismo estén legalmente casadas (no viviendo en adulterio / fornicación) antes que se considere su profesión de fe.

XLI.
LAS personas designadas por Cristo para administrar estas ordenanzas según las Escrituras, son los discípulos que predican. En ningún lugar está asociado con cierta iglesia, oficial o persona extraordinariamente establecida. La comisión que incluye la administración de esta ordenanza, se da, sin ninguna otra consideración menos que sean discípulos.  Isa.8:16; Efe.2:7; Mat. 28:19; Juan 4:2; Hch 20:7,11:10; 1 Cor.11:2, 10:16,17; Rom.16:2; Mat.18:17.

los administradores del bautismo son discípulos. En ninguna parta de la Escritura el bautismo está atado a un oficial de la iglesia. Nuestra práctica moderna (especialmente en otros países donde es todo un tema) es que los que están ordenados, líderes reconocidos por la iglesia como únicos autorizados para bautizar, lo cual contradice no solamente a nuestros padres bautistas, sino a la Escritura misma.

XLII.
Cristo también ha dado a su iglesia la autoridad de recibir y excomunicar a cualquier miembro, y este poder es dado a cada congregación y no a una persona en particular, sea miembro oficial, sino la totalidad de la iglesia.

Rom.16:2; Mat.18:17; 1 Cor.5:4,11,13;12:6;2:3; 2 Cor.2:6,7.

Otra vez, lo que llamó mi atención es que “la autoridad” está en el cuerpo de creyentes y no en cualquier sub grupo o personas especiales como en muchas iglesias bautistas en Ecuador (usualmente el pastor)

XLVII.
AUNQUE cada congregación sea distinta, y hay muchos cuerpos independientes, y cada iglesia es compacta y como una ciudad en sí misma, todas las iglesias deben andar por la misma regla, y por todos los medios beneficiosos compartir consejos y ayuda en los asuntos de la iglesia, como miembros de un solo cuerpo con una fe común bajo Cristo su única cabeza.

1 Cor.4:17, 14:33,36,16:1; Salmo 122:3; Efe 2:12,19: Apo.2:1;  1 Tim.3:15, 6:13,14; 1 Cor.4:17; Hch 15:2,3; Cantar de los Cnt 8:8.9; 2 Cor.8:1.4, 13:14.

Aunque se reúnan en varios puntos geográficos distintos, los “muchos cuerpos” deben “compartir consejos y ayuda…” ¡Cómo me gustaría volver a esta práctica básica de comprensión de que somos uno en Cristo y nos necesitamos unos a otros! Debemos estar ahí para los otros y no separarnos de nuestros hermanos en pequeños reinos.

XLV.
A los que Dios ha dado dones, estos siendo probados por la iglesia, pueden y deben por la ordenanza de la congregación profetizar (es decir enseñar) según la proporción de la fe y enseñar la Palabra de Dios, para edificación, exhortación y consuelo de la iglesia. 1 Cor. 14:3, etc.; Rom 12:6; 1 Pe. 4:10, 11; 1 Cor. 12:7; 1 Tes 5:19, etc.

Esto no es ni más ni menos que lo que Pablo dice en I Corintios 14 sobre la enseñanza directa. Nosotros le hemos quitado a la gente la posibilidad de profetizar / enseñar y se lo hemos dado a profesionales para que nos edifiquen, exhorten y consuelen a la iglesia.

Anuncios

2 comentarios en “LA IDENTIDAD DE LOS BAUTISTAS

  1. En la mayor parte de los comentarios estamos de acuerdo, y lo practicamos. Hay algunas cuestiones de carácter “legal-procesal” que prefielo hacer las cosas de otra forma, pero eso no cambia nada. Fuera de ´-esto, qué te dicen los otros pastores sobre éstos y otros artículos? Bendiciones

    Me gusta

  2. tambien estoy deacuerdo en la mayoria de las declaraciones ( ahora bien pienso que el ejercicio de la autoridad es reciproco congregacion – lider) es decir el lider se somete a la congregacion y viceversa, ese era el caso de Pablo tenia autoridad en todo el grupo de iglesia que fundaba, pero el estaba sujeto a rendir cuentas en Antioquia , iglesia que lo enviaba, saludos y bendiciones!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s